Sangre, sudor y uno a cero

Quilmes se adueña de la frase de una canción de la banda más grande de Uruguay pero se anima a hacer lo contrario, ya que si te va gustar. Porque hoy, Quilmes, tiene la receta justa para hacerte sonreír. Con no muchos ingredientes te sirve un plato fuerte que no te deja con hambre, que te da ganas de volver a servirte. Todo lo que se haga tiene muchos más bacheros y ayudantes de cocina que un chef internacional. Porque si algo consiguió el entrenador es mostrarle a su plantel y convencerlo de que si hacen las cosas todos juntos el fruto va a caer en su jardín.

Después de estar más de un mes sin perder un partido y de sumar muchos minutos sin gol en su arco, el conjunto cervecero empieza a jugar con otro temple, con otra seguridad. Los equipos que vienen al Centenario volvieron a entender que para ganar ahí van a tener que matar a once tipos. Así sucedió el domingo. Sin ser aún un equipo muy brillante y ofensivo, te ataca y te lastima. Por afuera y también por adentro. De tres cuarto de cancha para adelante los toques cortos y de primera le han dado rédito a un equipo que tiene jugadores rápidos para tomar ventaja, más si agarra retrocediendo a su rival.
El domingo pasado Quilmes necesitó un poco más de diez minutos para decirle a Aldosivi que se iba a volver sin nada a Mar del Plata. El equipo una vez que consigue la ventaja y más aún si es tan rápido, se hace fuerte. La circulación de pelota está cada vez más firme pero sobretodo la intensidad con la que se juega, con la que se aprieta. Hoy los dirigidos por Grelak caminan derecho, porque tienen la columna recta, porque encontraron el equilibrio en sus líneas. Tan simple como que al arquero lo buscaron dos veces y en ambas respondió, la defensa es el reloj del equipo, el medio asume el compromiso y cuenta con Da Campo que es un atleta del oficio, y este mismo al juntarse con el mejor jugador de Quilmes hacen que esa receta llegue fácil y rápido al horno. Federico Andrada se dio cuenta que es el mejor jugador del equipo, el más inteligente y el más efectivo, por eso carga en sus hombros decisiones y eso se transforma en goles.

Sangre sudor y uno a cero. A veces con poco se puede pintar un mural con colores vivos y felices. Abróchense los cinturones porque a esos once tipos que hay que matarlos para ganarle, también tienen grabado en sus pasajes al sueño, el nombre y apellido del club para el que juegan. Se ponen el overol y también muñequean el pincel si hay que pintar un cuadro fino. Quilmes va para adelante, correte por que te pisa.

Foto de portada: Quilmes Atlético Club Sitio Oficial

Compartir esta nota

3 Comentarios

  1. OEE says:

    Cierto o producto de imaginación tiene el mismo valor, muy lindo comentario.

  2. Roberto says:

    David, gracias por tus comentarios poéticos/futbolísticos. Muy buena creacion y visión en el desarrollo de juego de nuestro equipo. Comparto tus conceptos, solo que a mi nivel solo puedo decir que el Quilmes de hoy “juega con mucho huevo y respeto de equipo”. Ya lo dije una vez, podremos ganar, empatar o perder, pero seguramente veremos al cervecero con honor y ganas de triunfar.
    Perdón por la curiosidad, pero pregunto si tienes estudios en Letras y si se te puede leer en alguna página literaria.

  3. Ariel says:

    Jajajaja Roberto, algo similar le escribí yo la vez pasada, de cualquier forma quedan más claros en la mente los conceptos e ideas expresados así, porque llegan al corazón.
    A, y dicho sea de paso, la esencia del quilmeño, que no es fácil sintetizar, porque es algo místico, es justamente lo que David dice, nosotros perdonamos todo, menos no dejar el pellejo en la cancha, siempre fue asi.
    El quilmeño valora cuando los jugadores transpiran más que lo que se mojan en la ducha, y los pulmones se queman y sacan fuego como un dragón, y eso solo lo pueden hacer los pibes que tenemos actualmente, un tipo que viene de vuelta no la haría.
    Bueno David te felicito por tu forma de describir artísticamente nuestra esencia y bue, voy a parar porque ya me contagié y ésto no es para el premio nobel de literatura jajajajaja abrazo y saludo cerve!!!!!!

Dejar comentario